Te invitamos a revisar las exposiciones del XXV Seminario Internacional CNED.

 

Esta mañana, el Consejo Nacional de Educación desarrolló su XXV Seminario Internacional “Educar en Tiempos de Incertidumbre”, que fue transmitido por YouTube Live. La actividad contó con la participación del Ministro de Educación, Raúl Figueroa; el Presidente del CNED, Pedro Montt; el Neurólogo y Neurocientífico argentino, Profesor Facundo Manes; las Panelistas Nacionales Adriana Valdés, Directora de la Academia Chilena de la Lengua y Cecilia Sepúlveda, Consejera CNED. El cierre estuvo a cargo de Anely Ramírez, Secretaria Ejecutiva del Consejo.

En su intervención el Ministro de Educación indicó que, en este tiempo tan complejo, el Ministerio ha estado comprometido con un objetivo fundamental, que es el de mitigar al máximo los efectos del COVID-19 en el sistema educativo. “Hemos enfrentado tres áreas que nos parecen fundamentales: primero, acompañar a las comunidades educativas que han hecho un esfuerzo enorme durante este periodo, con educación a distancia. Un segundo esfuerzo, centrado en evitar que una medida por definición transitoria, como la suspensión de clases presenciales, se transforme en una medida permanente. Un tercer elemento clave, es cómo vamos a proyectar nuestro sistema educativo hacia el futuro, y cómo a la luz de lo que ha  sucedido en un año tan difícil, somos capaces en el mediano y largo plazo de conseguir el objetivo de asegurar que la educación sea una verdadera plataforma para acceder a las mejores oportunidade y disminuir al máximo las brechas de aprendizaje que se pueden producir”.

En sus palabras, el Presidente del Consejo Nacional de Educación, además de revisar los impactos de la crisis sanitaria,  reafirmó, a nombre del Consejo, el compromiso con el cumplimiento de la misión de asistir a las instituciones y a los responsables de las políticas educativas, evaluando y retroalimentando su quehacer o sus propuestas, con el fin de asegurar a todos los estudiantes del país una experiencia educativa de calidad, que promueva el aprendizaje a lo largo de sus vidas. “Para esto, resulta fundamental profundizar en estrategias que apunten al logro de las condiciones necesarias -tanto físicas como emocionales- para que el sistema educativo ponga a todos los estudiantes y sus aprendizajes al centro, para que niñas, niños y jóvenes –sin excepción– desarrollen las habilidades, conocimientos y actitudes necesarias para desenvolverse en este siglo, dentro de las que destacan la cooperación, la creatividad, la comunicación y el pensamiento crítico, así como las habilidades tecnológicas y, por supuesto, la colaboración”, detalló.

El profesor Facundo Manes abordó, en su conferencia "Impacto Psicológico de la Pandemia y Cómo Reducirlo", temáticas relativas a la flexibilidad cognitiva, resiliencia y adaptación al cambio y a nuevos contextos, como elementos centrales para entender los desafíos y riesgos de un mundo post COVID-19. También se refirió a la pandemia del miedo y la incertidumbre, explicando que el mejor antídoto para ello es la educación, el conocimiento y la cooperación. En ese contexto explicó que se debe redefinir lo que significa educación. “No es solo formar a los alumnos en algo, es mucho más que el traspaso de conocimiento. Es ayudarles a desarrollar una brújula confiable, a darles las herramientas necesarias para navegar con confianza en un mundo cada vez más complejo, incierto, volátil, con miedo. La educación es justamente la capacidad de movilizar nuestros recursos cognitivos, sociales y emocionales, para tomar acción; y es quizás la mayor arma que tenemos hoy para la mayor amenaza de nuestro tiempo, que son las mentes cerradas, los sesgos y el uso del miedo como control social”.

El profesor Manes cerró su intervención indicando que “en Latinoamérica, cuando hablamos de educación muchos nos dicen que hay otras prioridades, por ejemplo, la economía. Lo que tratamos de explicar es que la cuestión económica en el mundo hoy es la educación. Los países están compitiendo por los sistemas educativos, por el conocimiento, por la innovación y la tecnología. La educación es la discusión económica de nuestro tiempo”.

Adriana Valdés se refirió a las humanidades, indicando que están hechas precisamente, para que la acumulación de experiencia humana no se pierda, sino que se transmita, “para poder vivir nuestra vida y nuestro tiempo y nuestra experiencia de mejor manera”.  Asimismo, respecto a las humanidades del futuro agregó “pediría a la enseñanza de la humanidades que fuera capaz de generar otras maneras de conocer, no solo la discursiva; que incorporara toda una cultura de la imagen, una cultura de otro tipo de razonoamiento, menos lineal;  y que supiera que también esas son otras formas de conocimiento y formas de generar el nuevo sujeto del siglo XXI, que no es el mismo del siglo anterior. Y la segunda cosa que le pediría es la capacidad de empatía, pero mucho más que eso, la capacidad de conocer lo que aparece como otro, como extranjero, como desconocido, como ajeno”.

La consejera Cecilia Sepúlveda en su exposición indicó que el Estado de Chile tiene hoy una enorme responsabilidad. "Emparejar la cancha para que todos los estudiantes cuenten con un mínimo garantizado y estandarizado de recursos para continuar enfrentando este gran desafío que, como decía el doctor Manes, vamos a seguir viviendo por un tiempo más. Es importarte que los estudiantes cuenten con los recursos tecnológicos que permitan enfrentar en condiciones de equidad el proceso educativo y un aprendizaje de mayor calidad. También destacó la importancia de continuar con la capacitación de los profesores, atender también la formación inicial docente y preparar a los padres con herramientas adecuadas para que puedan colaborar con la educación de sus hijos”.

En el cierre, la Secretaría Ejecutiva del CNED  se refirió a la incertidumbre y la innovación. “El mundo y la vida siempre han sido inciertos; de eso parecemos olvidarnos porque hemos podido controlar muchas variables. La caída, estrepitosa a veces, de los velos que cubren el mito de la seguridad, vuelve a mostrarnos un mundo que se hace cada vez más impredecible. Y esa parece ser una de las claves de la educación del futuro: debemos atrevernos a pensar en cómo podemos prepararnos para lo inimaginable”.

Posteriormente agregó que la invitación es a encontrar maneras innovadoras, a arriesgar conjeturas, que permitan mejorar nuestra capacidad de adaptación, como personas, como comunidades  y como sistema. También a renunciar a prejuicios o mitos sobre la innovación.  “Para ello debemos  aprender dos cuestiones,  procurar que los agentes y tomadores de decisión estén conscientes de los desafíos; y respecto a que las estructuras decisionales deben ser legitimas, para lo cual es clave la transparencia y la participación”.  

 

Te invitamos a revisar el seminario en el Canal de YouTube del CNED.

Sabías que…

El Consejo Nacional de Educación realiza anualmente una cuenta pública entregando a la ciudadanía los resultados de su gestión. Puede revisar las últimas cuentas públicas aquí.