El Consejo Nacional de Educación concuerda con lo planteado en la propuesta del Ministerio de Educación sobre los impactos de la pandemia y el estado actual de nuestro sistema educativo, y suspender las evaluaciones previstas para el año 2022, en 2°, 6° y 8° año de educación básica en todas las áreas, y en II medio en el área de Ciencias Naturales. Sin embargo, decidió observar el carácter muestral de la evaluación propuesta para aplicarse el año 2022. Por otra parte, si bien reconoce el valor y la necesidad de contar con diagnósticos en el área socioemocional -por lo que aprobó la participación de Chile en el estudio de la OCDE-, decidió observar la propuesta de un nuevo estudio muestral en dicha área.

En la sesión del pasado miércoles 15 de junio, el Consejo Nacional de Educación se pronunció sobre la propuesta de modificación del Plan de Evaluaciones Nacionales e Internacionales 2021-2026, presentada por el Ministerio de Educación, el 3 de mayo del presente año. En el proceso evaluativo la propuesta fue analizada por expertos con vasta experiencia en evaluación de aprendizajes y calidad educativa de los sistemas educativos, así como con directivos y docentes de establecimientos educacionales, quienes fueron recibidos en sesión. Finalmente, fue analizada por el Consejo en las sesiones del 25 de mayo, 1, 8 y 15 de junio de 2022.  En la sesión del 22 de junio, el Consejo afinó la redacción del acuerdo para notificar al Ministerio.

En términos generales, el Consejo concuerda con lo planteado por el Ministerio de Educación sobre los impactos de la pandemia en el ámbito educativo. Por ello, aprobó por unanimidad de sus miembros, la suspensión de las evaluaciones nacionales para el año 2022, previstas en el Plan Vigente, para 2°, 6° y 8° básico en todas las áreas, y para II medio en el área de Ciencias Naturales. Además, aprobó por unanimidad la suspensión de las consecuencias de las evaluaciones nacionales para la ordenación de establecimientos para el año en curso, evitando responsabilizar a las escuelas y sus comunidades educativas de los efectos de la pandemia.

Por su parte, también identificó la necesidad de contar con información diagnóstica sobre los aprendizajes y posibles impactos generados o agudizados por la pandemia, considerando no solo el ámbito académico sino también el socioemocional. Por ello, aprobó por mayoría la participación de Chile en el Estudio de Habilidades Socioemocionales de la OCDE, el que permitirá contar con información comparada del desarrollo de habilidades tales como la colaboración, mentalidad abierta, compromiso con otros y motivación, entre otros. Sin embargo, consideró que la incorporación de un nuevo estudio muestral en el área socioemocional en 4°básico y II medio, en el año 2022, no está adecuadamente fundamentada ya que el instrumento propuesto no presenta una caracterización robusta ni se explicitan alcances respecto de similitudes y diferencias con la evaluación DIA, el estudio OCDE ni con los Indicadores de Desarrollo Personal y Social (IDPS) incluidos en las evaluaciones censales aplicadas anteriormente en el país. Además, en las condiciones propuestas podría sobrecargar a los estudiantes. Por ello decidió observar por unanimidad la propuesta de un nuevo estudio muestral en el área socioemocional.

Por otro lado, el Consejo valoró la participación de Chile en estudios internacionales, retomando el plan vigente 2021-2030 que fue aplazado producto de la pandemia, así como la intención de fortalecer el Diagnóstico Integral de Aprendizajes (DIA).

No obstante, el Consejo decidió observar por mayoría el carácter muestral de la evaluación propuesta para aplicarse el año 2022, ya que estima que, por los disimiles efectos de la pandemia en los diversos territorios, es imprescindible éste sea de carácter censal y -en cualquier caso- sin consecuencias, para los niveles 4° básico y II medio, en las áreas de Lectura y Matemática. Ello pues las evaluaciones censales permiten levantar información relevante no solo para el diseño de políticas públicas sino también para focalizar apoyos y recursos. Dado el contexto actual, se considera necesario contar con información precisa para comprender el impacto de la pandemia en los aprendizajes a nivel nacional y en cada uno de los establecimientos educacionales del país. Un estudio muestral, dada la heterogeneidad de la realidad educativa nacional, puede limitar el alcance de la información obtenida arriesgando no visibilizar aquellas escuelas y estudiantes más afectados por los efectos de la pandemia. Además, la propuesta no incluye un diseño muestral suficiente, no entrega información que garantice la calidad métrica de los instrumentos ni profundiza en aspectos técnicos relevantes para garantizar la representatividad de la muestra resultante.

Más información: Ver Acuerdo N°072/2022

 

Sobre el rol del Consejo respecto al Plan de Evaluaciones Nacionales e Internacionales

Según lo dispuesto en el DFL N°2, de 2009, le corresponde al Consejo Nacional de Educación informar favorablemente o con observaciones el Plan de Evaluaciones Nacionales e Internacionales de los objetivos de aprendizaje determinados en las bases curriculares de educación básica y media; así como sus modificaciones o ajustes. El plan contempla todas las evaluaciones nacionales e internacionales propuestas por el Ministerio de Educación para ser aplicadas en, a lo menos, cinco años. Incluye también, las áreas curriculares que son objeto de evaluación, los grados de educación básica y media que son medidos, la periodicidad de la evaluación y las principales desagregaciones y modos de informar resultados.

El Plan de Evaluaciones Nacionales e Internacionales vigentes fue aprobado por el CNED mediante Acuerdo N°33 de 2021, y establecido mediante el Decreto Supremo N°48, de 11 de junio de 2021, del Ministerio de Educación.

Sabías que…

La primera sesión del Consejo Superior de Educación (antecesor legal del CNED) fue celebrada el 19 de julio de 1990. Para ver el acta de constitución del Consejo puedes descargarla aquí.